Blogia
asolafirma

EL PATRON DEL MAL

  

 

 

EL PATRON DEL MAL

 

 

 

 

Lo primero que tengo que decir luego de haber visto varios documentales sobre Pablo Escobar  es : el personaje que hace de Pablo “es” Escobar, es impactante la similitud del personaje ficticio con el real.

 

 Andrés Parra, a quien ya lo conocíamos por estos lares como el  “Anestesia" de la serie “El Cartel de los sapos” se ha metido, como suele decirse, en la “piel” del narco. Su voz, su lenguaje engolado y entrecortado, sus gestos, sus ademanes, su caminar, sus reacciones emocionales no dejan de asombrar cuando las confrontamos con alguna imagen del Escobar real.

 

Dicho esto volvamos algunos pasos atrás y ubiquémonos en la serie. He visto cerca de 50 capítulos  que recién se van estrenar en nuestra televisión y debo decir que es un retrato crudo, violento, de la época oscura que inaguró Escobar cuando se convirtió en el Patrón absoluto de Medellín. Ello a pesar que a su alrededor habían otros pesos realmente pesados.

 

 

 

Desde aquella presencia infantil y juvenil que nos da la serie vemos decantándose día a día  a un personaje hábil, decidido, inteligente, talentoso, que en su camino va encontrándose con otros compinches que lo acaban de empujar maliciosamente hacia los brazos del mal.

 

Porque Pablo fue un líder y quienes empezaron a rodearlo lo intuyeron y lo asumieron, Pablo era aquel que los iba a llevar más allá, mucho más allá de donde ellos pudieron imaginar alguna vez.  Aunque al final de esa juerga de dinero, sexo y violencia quedó el abismo y abajo sólo fuego y muerte.

 

Ese talento y ambición que lo elevó al éxito económico lo perdió cuando el exagerado poder que obtuvo le hizo perder la noción de los límites y la cordura.

 

 

 

Los detalles de esta insanía  los verán en la serie pero hay un punto que marca a fuego un antes y un después en su alucinada aventura de poder : el atentado del cartel de Calí, uno de sus más feroces enemigos, al edificio donde estaban su esposa y sus dos hijos.

 

Eso lo acaba por desquiciar y entonces podemos ver surgir una de las complejidades más inextrincables del alma humana y de este criminal : el mismo hombre que asesinaba a políticos, militares, socios, rivales, y en su camino dejara un reguero de viudas, huérfanos y sangre caía en la desesperación ante el más mínimo percance que tuviera alguien de su familia.

 

Pablo Escobar, “El Patrón del mal” es una serie de altísima calidad, no sólo por la fidelidad que guarda con la historia real sino por la impresionante calidad de sus actores y la impecable  técnica de los productores de la serie. En cuanto a esto  y para quienes piensen que puede ser una loa a los mafiosos es bueno recordar que ha sido producida por Juana Uribe, cuya madre fue secuestrada por Escobar y escrita por Camilo Cano, cuyo padre Guillermo Cano director de “El Espectador fue asesinado por el narco.

 

  

 

 

 

 
 
 

 

  
 
  

 

 

Así como nosotros tuvimos nuestro Abimael Guzmán, los colombianos tuvieron su Pablo Escobar y como nosotros tuvieron que sufrir las consecuencias de los dictados de sus oscuras  y enfermas almas, que son, aunque nos moleste o incomode, o fueron, tan humanas, tan contradictorias y tan impredecibles como las nuestras.

 

 

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres